Alimentos antiinflamatorios naturales

Entre los alimentos naturales que cuentan con propiedades antiinflamatorias se encuentran las frutas y verduras, las legumbres, los frutos secos, las semillas y las especias. Destacan la piña, que reduce la inflamación por su contenido en bromelina, y la cúrcuma, un potente antiinflamatorio natural gracias a la presencia de la curcumina
3 de julio de 2015
alimentos antiinflamatorios naturales

El limón, un alimento calificado como antiinflamatorio natural | Jacopo

Las afecciones cardiovasculares, la artritis reumatoide, la diabetes, algunos tipos de cáncer y otras patologías con el sufijo “-itis” tienen un desencadenante común: la inflamación, una respuesta desproporcionada de nuestro cuerpo ante una amenaza desconocida.

La inflamación constituye, pues, un mecanismo de defensa natural frente a golpes, virus, infecciones, sustancias tóxicas que se acumulan en los tejidos dañados… Cuando la inflamación se vuelve crónica puede llegar a afectar a tejidos sanos y originar las enfermedades citadas con anterioridad.

Aunque la inflamación obedece a distintas causas, los expertos afirman que la dieta, piedra angular en la prevención de diversas enfermedades, desempeña un papel clave en su proliferación. Para reducir los niveles de inflamación en el organismo no basta con incorporar un determinado alimento a las comidas, sino que los cambios han de efectuarse en el conjunto de la dieta.

Alimentos con propiedades antiinflamatorias

La dieta antiinflamatoria resulta beneficiosa en caso de enfermedades coronarias, artrosis, artritis, tendinitis y otras dolencias de carácter inflamatorio. Le hace un guiño a los hábitos alimenticios que antaño pudo haber, huyendo de los productos altamente procesados y priorizando los alimentos frescos y cocinados de manera sencilla.

La ciencia ha identificado varios alimentos, totalmente naturales, que ayudan a rebajar o a combatir la inflamación, entre los que se encuentran, sobre todo, vegetales, frutas, frutos secos, semillas, hierbas aromáticas, especias y cereales integrales.

Tienen un efecto antiinflamatorio los ácidos grasos omega 3 que contienen pescados azules como el salmón, el atún, las caballas y las sardinas. Las fuentes vegetales de grasas omega 3 son las semillas de lino y chía, las pipas de calabaza, el aguacate, el aceite de oliva y los frutos secos, especialmente nueces, almendras y avellanas. Estos alimentos también aportan tocoferoles o vitamina E, la cual se considera eficaz para aliviar los dolores musculares y prevenir la inflamación de la próstata.

Entre las especias y plantas aromáticas con propiedades antiinflamatorias se encuentran las hierbas ricas en timol (tomillo, orégano, albahaca, ajedrea…), la raíz de jengibre y la cúrcuma, que constituye un poderoso antiinflamatorio natural.

La piña es la fruta antiinflamatoria por excelencia debido a su contenido en bromelina, una enzima proteasa que ayuda a contrarrestar los procesos inflamatorios. Otras frutas recomendadas son las cerezas, fresas y frutas del bosque, la granada, el kiwi, la papaya y los cítricos (limón, naranja, pomelo…).

Las frutas y las verduras crudas son una importante fuente de antioxidantes y fitoquímicos que nos protegen del daño de los radicales libres. Merecen especial mención las cebollas y los ajos (ricos en compuestos azufrados) y los vegetales de hoja verde: espinacas, brócoli, lechugas, col rizada, hojas de nabo, etc.

Alimentos que favorecen la inflamación

Parece que para reducir la inflamación no basta con añadir ciertos alimentos a nuestra dieta diaria, sino que es más importante, si cabe, reducir la presencia de aquellos que pueden desencadenar respuestas inflamatorias.  ¿Cuáles son los alimentos que causan inflamación y que, por tanto, deberíamos evitar o reducir su consumo?

Los principales alimentos con componentes proinflamatorios que debemos evitar son los productos industriales y los derivados cárnicos, ambos ricos en grasas saturadas. Aparte de salchichas, embutidos, patés y mantequilla o margarina, cabe hacer mención al pan blanco, las harinas refinadas y la bollería. También la leche entera y los derivados lácteos (yogures, quesos grasos…) pueden inducir un estado inflamatorio.

En la lista de alimentos que favorecen la inflamación figuran, además, las verduras de la familia de las solanáceas, como tomates, pimientos, berenjenas y patatas. Dichas hortalizas contienen solanina, un alcaloide que puede desencadenar inflamación y empeorar el dolor en personas con trastornos articulares.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.