Alimentos anticáncer

Existe evidencia científica de que algunos alimentos tienen propiedades anticancerígenas. La mayoría (aceite de oliva, cereales integrales, frutas, verduras...) forman parte de la dieta mediterránea
8 de septiembre de 2014
alimentos anticáncer

Las frutas y las verduras son claros ejemplos de alimentos anticáncer | Andy F.

En los últimos años, varias investigaciones han vinculado nuestra alabada dieta mediterránea con una mejor salud cardiovascular. El patrón dietético o alimenticio basado en un alto consumo de frutas, verduras, legumbres y pescado, además de aceite de oliva y frutos secos como grasas saludables, parece tener un efecto protector ante los tumores mamarios más agresivos, tal y como asegura un estudio epidemiológico publicado en la revista científica British Journal of Cancer. Por contra, los resultados del estudio promovido por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam) evidenciaron que la dieta occidental –caracterizada por la elevada ingesta de carnes, bebidas calóricas, dulces y productos grasos– es la más nociva a la hora de desarrollar tumores cancerosos.

¿Es posible combatir el cáncer con una buena alimentación? Estos nuevos hallazgos prueban que comiendo sano se podrían evitar diversos casos de cáncer. No obstante, con permiso de nuestra genética, ninguna dieta garantiza que nos libremos de esta enfermedad multifactorial, pero la naturaleza brinda una gran variedad de alimentos de consumo que actúan como protectores frente al cáncer. ¿Cuáles son los alimentos que tienen propiedades anticancerígenas? A continuación, enumeramos los alimentos anticáncer por excelencia que todos deberíamos consumir a diario y tener siempre en la despensa.

Frutas y verduras

Estudios como el publicado en la revista Journal Clinical Nutrition revelan que las frutas y los vegetales, especialmente los ricos en carotenoides, reducen el riesgo de padecer cáncer.

Por la enorme capacidad antioxidante del compuesto activo licopeno, el tomate lidera la lista de alimentos que reducen la incidencia de patologías cancerosas, sobre todo de próstata. Como breve apunte, los efectos del licopeno son mayores cuando los tomates se cocinan (y forman parte, por ejemplo, de salsas) que cuando se consumen crudos.

Otra de las frutas que se viene estudiando para prevenir y tratar el cáncer de próstata y el de mama es la granada, muy rica en ácido cítrico, flavonoides y taninos con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Similares efectos otorgan, gracias a sus altos contenidos en vitaminas, antioxidantes y flavonoides, la sandía, el pomelo, el limón, la naranja o las mandarinas.

Entre las verduras destaca la familia de las crucíferas, especialmente el brócoli, por la presencia de agentes quimioprotectores que pueden detener la proliferación de las células en las primeras etapas de diversos tipos de cáncer. También la col, el repollo, la coliflor, el nabo, la zanahoria, las espinacas, la berenjena, el apio y, especialmente, el bimi son superalimentos anticáncer a tener en cuenta.

Legumbres

Las legumbres ayudan a reducir el colesterol. También actúan contra los síntomas de la gripe o el resfriado común, pero sin duda destacan por su eficacia en la lucha frente al cáncer. A partir de ahora, incluye, sin dudarlo, garbanzos, lentejas, alubias, guisantes o habas, entre otras muchas leguminosas, en tu dieta habitual.

Café y té verde

Por su riqueza en polifenoles, son bien conocidas las propiedades antioxidantes y anticancerígenas del té verde. Por su parte, el café, útil contra el dolor de cabeza, el riesgo de muerte y la depresión, es también eficaz contra el cáncer, especialmente contra el cáncer de piel, tal y como sostiene un estudio llevado a cabo por la Universidad de Rutgers (Estados Unidos).

Aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra, el oro líquido de la dieta mediterránea, el elixir de dioses que tantos beneficios aporta a la salud, es un estupendo aliado contra el cáncer. Diferentes estudios, como el llevado a cabo por la Universidad Autónoma de Barcelona, demuestran que el aceite de oliva ayuda a prevenir distintos tipos de cáncer y favorece que la enfermedad avance más lenta.

Huevos

Los huevos y, en general, aquellos alimentos ricos en vitamina D (salmón, sardinas, arenque, aceite de hígado de pescado…) impiden la transformación de células sanas en cancerígenas durante la fase inicial del cáncer. Así lo afirma una investigación publicada en la publicación International Journal of Endocrinology.

Especias

Quizás desconozcas que la cúrcuma es uno de los más potentes antiinflamatorios naturales que existen. Se ha comprobado que esta especia, ingrediente esencial del curry, inhibe el crecimiento de tumores como los de colon, mama, estómago u ovarios, entre otros. Con su gran poder antioxidante ayuda a nuestro organismo a producir sustancias anticancerosas y a eliminar las cancerosas. El orégano, ingrediente estrella en salsas, pastas y pizzas, es eficaz contra el cáncer de próstata, tal y como asegura un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Long Island (Estados Unidos).

Cereales integrales

No menos importantes son los cereales integrales –fuente de fibra–, los cuales aceleran el tránsito intestinal y favorecen la eliminación de sustancias cancerígenas que puedan haber en en el conducto digestivo, previniendo, por tanto, el cáncer de estómago, colon y páncreas. Tus aliados son la avena, el maíz, la cebada, el centeno, el trigo y la quinoa.

Frutos secos

Las nueces, ricas en ácidos grasos omega 3 y antioxidantes, son, además de beneficiosas contra el colesterol, eficaces contra el cáncer, tal y sostiene un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard. Otros frutos secos a considerar son las almendras, los pistachos, las castañas, las avellanas, los anacardos, los piñones…

En Muy en forma | Las personas felices tienen menor probabilidad de padecer cáncer

Un comentario
  1. BebiendoTe
    Publicado el 24 noviembre, 2014 a las 15:53 | Enlace

    Hay que tener en cuenta que para que el té verde contenga polifenoles tiene que ser té a granel de buena calidad y no las típicas bolsitas. El té de las bolsitas están hechas con las hojas más viejas de la planta que después son trituradas, apenas llevan polifenoles y además contienen mucho flúor que es perjudicial para la salud.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.