Alimentos adictivos

Existen ciertos alimentos adictivos a los que no podemos resistirnos. Es el caso del café, el chocolate y varios lácteos
4 de marzo de 2012
Etiquetas
alimentos adictivos

Café, uno de esos alimentos calificados de ‘adictivos’ | antwerpenR

Un hambre voraz, problemas de ansiedad e incluso el simple aburrimiento pueden ser el causante de nuestra incapacidad para dejar de comer. Pero siempre nos asalta la duda de por qué con algunos alimentos es más difícil parar que con otros. Esta avidez por devorar ciertas comidas es debida a los endocannabinoides, unos compuestos químicos situados en el sistema nervioso central que liberan muchas comidas ricas en grasas.

¿Qué quiere decir esto? Que hay alimentos que enganchan, alimentos por los que sentimos una especial debilidad y a los que no podemos resistirnos; alimentos que estimulan los centros cerebrales produciéndonos sensaciones de placer y bienestar. Esto puede desembocar en una adicción a la comida, un problema que puede derivar en una enfermedad de la que es difícil escapar. Los adictos a la droga consiguen desengancharse no volviendo a probar dicha substancia, cosa que los adictos a la comida no pueden ni contemplar; no existe la opción de dejar de comer, por lo que las tentaciones están siempre delante.

Por consiguiente, e independientemente de lo ricos que estén, hay que vigilar el consumo de estos alimentos adictivos que liberan sustancias similares a las de las drogas. Pero ¿cuáles son estos alimentos?

En un primer lugar, y por encima de muchos otros, situaríamos el chocolate, un “producto misterioso” para los bioquímicos neuronales, quienes continúan investigando sus múltiples efectos. El chocolate contiene diversas substancias (cafeína, teobromina) que lo vuelven energizante y estimulante. Por otro lado, combate la ansiedad (por ser rico en grasas vegetales y carbohidratos) y es antidepresivo gracias a su contenido en feniletilamina, una sustancia que provoca una sensación similar a la que se produce durante el enamoramiento.

Entre la larga lista de alimentos adictivos cabe mencionar el queso y la leche. Los lácteos son imprescindibles para una dieta equilibrada y se recomienda su ingesta diaria. Sin embargo, la leche tiene un alto contenido en caseína, una proteína que al ser digerida produce casomorfinas que favorecen el sueño. Todos nos hemos tomado un vaso de leche caliente antes de dormir, una costumbre que tiene su origen en la lactancia materna y que contiene muchas sustancias con efectos psicológicos (seguridad, sueño, cariño…).

El último de los alimentos que voy a mencionar es, sin duda, uno de los más comunes, el café. La cafeína ayuda a mantener la mente despejada, a permanecer activo más tiempo y a repeler el sueño. Muchas personas son incapaces de empezar el día sin tomarse un café después de levantarse, se vuelven adictos a su consumo y permanecen en un estado de aletargamiento si en algún momento les falta. Es necesario decir que un consumo excesivo de cafeína no solo provoca adicción, sino también múltiples problemas físicos como alteraciones del ritmo cardíaco e hipertensión.

Por consiguiente, son aquellos alimentos con efectos psicológicos producidos por la liberación de sustancias que actúan en el sistema nervioso los que más adicción provocan y, por lo tanto, con los que más cuidado hay que tener.

En Muy en forma | Adicción a los dulces: ¿cómo controlarla?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.