Alimentarse bien para dormir mejor

A la hora de cenar, es aconsejable tomar alimentos ligeros, no beber muchos líquidos antes de acostarse y evitar platos especiados y alimentos excitantes como el té o el café
29 de abril de 2012
Etiquetas
Alimentarse bien dormir mejor

Llevar una correcta alimentación es vital para dormir y descansar | Planetchopstick

Todos conocemos el papel fundamental de la alimentación en nuestras vidas. En anteriores artículos comentábamos sus múltiples beneficios y consecuencias, y esta vez nos centraremos en su efecto sobre el sueño. Para dormir bien es necesario respetar ciertas reglas, entre las que destacan los horarios de las comidas y, especialmente, de las cenas.

Es fundamental controlar las cenas, en las que se deben tomar alimentos ligeros. Además, debemos cenar con tiempo suficiente para hacer la digestión antes de acostarnos, algo que nos puede llevar entre dos y dos horas y media. Los alimentos pesados y difíciles de digerir contribuyen a dificultar el sueño, puesto que la pesadez del estómago y la inquietud que se genera son fuertes hándicaps para dormir adecuadamente. También debemos procurar no comer dulces a partir de las seis de la tarde, ya que el azúcar que contienen es energizante y puede ocasionar dificultades para conciliar el sueño.

Es recomendable no beber muchos líquidos antes de acostarse, dado que las ganas de ir al servicio en mitad de la noche pueden interrumpir el sueño. De igual manera, no conviene acostarse sin haber cenado, puesto que en este caso serían las ganas de comer las que nos despertarían.

Asimismo, es necesario mencionar que la composición de algunos alimentos dificulta el sueño. Entre estos alimentos se encuentran los platos especiados (las especias aumentan la temperatura corporal y esto impide disfrutar de un buen sueño) y los alimentos excitantes, como por ejemplo el café (cafeína), el té (la teína), el chocolate (que tiene componentes químicos que estimulan las conexiones nerviosas) y las bebidas alcohólicas, entre otros. Y finalmente, las intolerancias alimenticias y las aminas biógenas (tiramina, histamina y fenitelamina) aparecen de manera abundante en ciertos alimentos, y muchas personas son sensibles a ellas, provocándoles vómitos, náuseas, dolores de estómago… y muchos otros síntomas que dificultan el sueño.

Por otro lado, aparte del azúcar y los dulces, también debemos evitar ingerir carbohidratos por la noche. ¿Y qué razón hay para esto? Pues resulta que si nos sube o nos baja mucho el azúcar, nos despertamos. En su lugar, debemos comer alimentos ricos en omega 3, tales como vegetales verdes, semillas, pescado, nueces…

En Muy en forma | 6 consejos para dormir bien y descansar

Un comentario
  1. Noa
    Publicado el 4 mayo, 2012 a las 22:22 | Enlace

    Yo tengo entendido que tomar un vaso de leche antes de acostarse ayuda a conciliar el sueño.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.