Aguas saborizadas: ¿una alternativa saludable a refrescos y bebidas energizantes?

La mayoría de aguas saborizadas contienen niveles bajos de azúcar y aportan pocas calorías, pero otras, en cambio, presentan similitudes con los refrescos
3 de octubre de 2012
Etiquetas,  

agua saborizada

Las aguas saborizadas entraron en el mercado como un elefante en una cacharrería, invadiendo los estantes de los supermercados y las máquinas de vending de los centros comerciales. Se presentan como una alternativa más saludable que los refrescos y bebidas energizantes, al estar exentas de sustancias químicas nocivas y tener un contenido de azúcar notablemente inferior. Desde el primer momento, su bajo tenor calórico atrajo la atención de un gran número de consumidores persuadidos por mensajes publicitarios confusos y/o engañosos.

¿Qué son las aguas saborizadas? ¿Son gaseosas o zumos? Vamos a ir un poco más allá. ¿Son lo que parecen? Para responder a estos y otros interrogantes hay que echar mano de un manual de marketing. Es un fenómeno que ha ido creciendo de manera exponencial a medida que la población se ha concienciado de los innumerables beneficios que tiene el agua para la salud. Las empresas del sector de bebidas han aprovechado el filón para montarse un lucrativo negocio y competir directamente con las gaseosas, colas y otras bebidas azucaradas.

Supuestamente, las aguas saborizadas ofrecen bienestar y una mejora en el rendimiento físico, además de hidratación. No obstante, no dejan de ser agua con aromas y saborizantes naturales que se incluyen en ínfimas cantidades. Con lo cual, no podemos decir que repercutan en un beneficio adicional para el organismo, ni que tengan mayores ventajas nutricionales.

Las aguas con sabores que han alcanzado el máximo nivel de popularidad son muy reducidas en azúcar y tienen un insignificante número de calorías. Aun así, hay algunas que se cuelgan la etiqueta de ligeras –quizás por no contener gas– pero que alcanzan unos niveles de azúcar similares a los de los refrescos. ¿La solución? Convertirnos en detectives por un día, analizar los productos que vayamos a consumir minuciosamente y no creernos todo lo que nos cuentan ni dejarnos llevar por anuncios elocuentes.

A fin de cuentas, el precio del agua con sabor es superior al del agua corriente y moliente. En cualquier caso, sigue siendo más rentable saborizar el agua de forma casera con hierbas aromáticas y la piel de los cítricos u otras frutas dulces.

Fotografía | The Rocketeer
En Muy en forma | ¿El agua adelgaza?

Un comentario
  1. toñi
    Publicado el 25 abril, 2014 a las 18:50 | Enlace

    El aquarius es completo para hidratarse haciendo caminata o bicicleta. Gracias

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.