Adicción a la comida

¿Es correcto hablar de adicción a la comida? ¿Hay alimentos con propiedades adictivas? Es más apropiado hablar de ansia por comer que de adicción a la comida
15 de Abril de 2015
Etiquetas
adicción a la comida

Adicción a la comida, una obsesión cada vez más frecuente | Muyenforma.com

La estrategia para superar cualquier adicción suele ser alejarse de la sustancia o el objeto que la origina: deshacerse del tabaco, en el caso de los fumadores, no frecuentar los bares si es alcohólico o dejar de ir a los bingos, los recreativos y casinos ante un problema de juego patológico o ludopatía. Pero ¿qué sucede cuando se es adicto a algo imprescindible en casa como es la comida? ¿Es adecuado hablar de adicción a la comida? ¿La obsesión por comer se puede catalogar como una conducta adictiva?

En la búsqueda de una explicación racional para el sobrepeso y la obesidad solemos declarar culpables a los alimentos ricos en grasas y en azúcares. ¿Son como las drogas de abuso? La comunidad científica estudia si comer compulsivamente se puede considerar adicción. Existen opiniones muy dispares al respecto: mientras que algunos expertos relacionan la obesidad con la adicción, otros manifiestan que etiquetar el problema como tal perjudica claramente a quienes comen en exceso.

Ansia por la comida y trastornos alimentarios

Hasta la fecha no hay evidencia que avale la hipótesis de que la comida es adictiva o de que ciertos alimentos tienen propiedades adictivas. Sí que es cierto que algunos son más atractivos y apetecibles que otros, que los comemos con facilidad aun no teniendo hambre, debido a que estimulan vías de recompensa en el cerebro (como las patatas fritas chips).

Se cree que existen similitudes entre la respuesta fisiológica que anticipa a una comida apetitosa y el uso de drogas ilegales. La dopamina, una sustancia que libera el cerebro cuando experimentamos placer, se comporta de manera similar en drogodependientes y personas que padecen obesidad.

No obstante, no está demostrado que los alimentos ejerzan los mismos efectos en el cerebro humano que las drogas de abuso. Sin fundamentos sólidos que apoyen la idea, los científicos no pueden afirmar que ciertos alimentos, ingredientes, aditivos o nutrientes producen cambios semejantes a los que se observan en el cerebro cuando se consume alcohol o nicotina.

Adicción a comer

Todos, sin excepción, hemos experimentado en algún momento un “antojo” de comida, ya sea comer chocolate, golosinas, dulces u otros alimentos ricos en carbohidratos y grasas.

Para los investigadores es más apropiado hablar de “adicción a comer” que de “adicción a la comida”. El ansia por la comida, o el deseo intenso de consumir un alimento concreto al que cuesta resistirse, podría jugar un papel importante en la ingesta excesiva de alimentos observada en personas con trastorno por atracón, bulimia y obesidad.

Aunque son varias las teorías que relacionan el ansia por la comida y los trastornos alimentarios, el tema sigue generando controversia a día de hoy. A buen seguro, los avances en neurociencia de los últimos tiempos ayudarán a los profesionales de la salud a tratar a las personas con hábitos alimentarios inadecuados.

En Muy en forma | Alimentos adictivos

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.