Adelgazar de forma saludable

Para adelgazar de forma saludable basta con cambiar pequeños hábitos para empezar a perder peso. Hacer deporte y comer sano te ayudarán a bajar de peso y a no recuperarlo rápidamente
20 de febrero de 2012
Etiquetas
adelgazar forma saludable

A la hora de adelgazar no conviene obsesionarse con la báscula | Dennis S.

En otras ocasiones, hemos hablado de que existen dos alternativas para perder peso. Una de ellas, la menos recomendable, es elegir la vía rápida: recurrir a las llamadas “dietas milagro“, cayendo en el error de que los resultados deben ser visibles desde el primer día. No somos partidarios de prohibir ningún tipo de alimento, ya que, salvo casos excepcionales, basta con seguir una dieta sana y equilibrada para mantener una buena forma física. Es preferible hacer pequeñas restricciones y no cometer todo tipo de locuras con tal de adelgazar. Siguiendo este plan quizás consigamos quitarnos los kilos de más a corto plazo, pero rápidamente recuperaremos el peso perdido.

La otra opción, mucho más recomendable, consiste en equilibrar la alimentación con la actividad física, es decir, reducir el número de calorías o gastar una mayor cantidad a base de ejercicio.

A continuación, te daremos las reglas de oro para adelgazar de forma saludable.

Complementa la dieta con deporte

Recuerda que dieta y sedentarismo no son compatibles, y que la mejor forma de reducir el peso corporal es a través del movimiento. Hacer ejercicio físico triplicará los resultados que podemos obtener y, lo más importante, nos ayudará mantener esa pérdida a largo plazo.

Opta por alimentos frescos

Cuanto más naturales y poco procesados sean los alimentos, más sanos y saludables resultarán para nuestro cuerpo. Evita las comidas precocinadas, ya que suelen tener grasas nocivas y todo tipo de aditivos.

Procura masticar bien y comer despacio

Tenemos que aprender a disfrutar de la comida, a saborear cada bocado. Es importante escuchar lo que pide nuestro estómago. Saber parar cuando dice basta y comer cuando se tiene hambre, pero no intentar saciarnos o comer sólo por vicio.

No le des la espalda a las frutas y verduras

No hay que olvidar incluir en la dieta las cinco piezas de fruta y verdura al día que recomiendan los expertos. Aportan pocas calorías, nos permitirán saciarnos y son una fuente de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Evita saltarte comidas

Si te saltas las comidas principales y, por ejemplo, no tienes en cuenta la importancia de desayunar, acabarás consiguiendo el efecto contrario. Llegarás con más hambre a la siguiente comida y, por tanto, acabarás ingiriendo el doble de calorías, además de hacer trabajar a tu cuerpo durante horas sin la energía suficiente.

Hidrátate

El agua es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Tiene cero calorías y nos permite eliminar tóxinas. Recuerda que la cantidad de agua recomendada por persona oscila entre 1,5 y 2,5 litros diarios.

No te obsesiones con adelgazar

No permitas que lograr tu objetivo afecte a tu humor o a tus relaciones personales. No te repitas constantemente que tienes la obligación de bajar de peso. Queremos resolver un problema que afecta a nuestra salud y no tener uno más. Refuerza tu autoestima, sé constante, no pierdas los nervios y piensa que es un trabajo que te llevará su tiempo, pero con resultados muy gratificantes.

Olvídate de contar calorías

Intenta comer sano y no preocuparte en exceso por comer alimentos energéticos. El objetivo es que la dieta sea equilibrada, sin sacrificar nuestra alimentación con tal de adelgazar.

Acude a un profesional si fuera necesario

Es el consejo más importante que podemos darte. Si tienes que bajar mucho de peso, o te cuesta horrores adelgazar, debes ponerte en manos de un experto que te asesore. No hay nadie mejor que un médico o nutricionista para darte las claves, aconsejarte sobre lo que debes o no debes comer, y hacer un seguimiento de tu dieta.

Márcate metas realistas

Empecemos por formar hábitos saludables, utilizando el sentido común. Cuando iniciamos un plan para perder peso, tenemos en mente volver a recuperar la esbelta figura que teníamos 20 años atrás. Salvo en pocas excepciones, puede ser una meta imposible. El no poder alcanzarla nos llevará a la frustración e incrementará nuestra ansiedad. Ten paciencia y márcate un objetivo razonable. No te impongas metas demasiado altas que puedan derivar en una enfermedad a causa de una alimentación deficiente. Y sobre todo haz un esfuerzo por estar sano y en forma.

En Muy en forma | Adelgazar con salud, sin mitos ni alimentos prohibidos

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.