Ácido úrico alto

Se denomina hiperuricemia al exceso de ácido úrico en la sangre. Cuando los niveles de ácido úrico son muy altos, hay mayor probabilidad de que aparezca gota a raíz de la acumulación de uratos de sodio en las articulaciones y tejidos. El tratamiento de la hiperuricemia comprende medicamentos y dieta baja en purinas
18 de Junio de 2015
Etiquetas
ácido úrico alto

En caso de tener ácido úrico alto se recomienda limitar la ingesta de carnes rojas, marisco y alcohol, entre otros alimentos | Rich T.

El ácido úrico surge de la descomposición de unas sustancias denominadas purinas, las cuales están presentes en alimentos y bebidas como el hígado, las anchoas o la cerveza.

Gran parte del ácido úrico se disuelve en la sangre y se elimina a través de la orina después de viajar a los riñones. Cuando la producción de ácido úrico es excesiva o el organismo no lo elimina eficientemente, los niveles de ácido úrico se elevan, pudiéndose depositar en las articulaciones en forma de cristales. El exceso de ácido úrico en la sangre se denomina hiperuricemia, condición que aumenta la probabilidad de desarrollar gota.

Los valores normales de ácido úrico en sangre oscilan entre 4 y 6,5 mg/dl. Si los valores son superiores a 7 mg/dl, se considera ácido úrico alto.

Causas y síntomas del ácido úrico alto

Las causas del aumento de ácido úrico o hiperuricemia se dividen en primarias (por la degradación de purinas) y en secundarias (medicamentos, quimioterapia, problemas renales o alguna otra enfermedad).

Teniendo en cuenta que en ocasiones el cuerpo produce más ácido úrico del que puede excretar y que los riñones no siempre eliminan este químico correctamente, la alimentación se considera la causa más común de la hiperuricemia.

Por otra parte, es posible no presentar síntomas en caso de tener los niveles de ácido úrico en sangre muy elevados. La principal consecuencia de la hiperuricemia es la aparición de gota, enfermedad que se caracteriza por los depósitos de sales (uratos de sodio) en las articulaciones y tejidos vecinos.

Esta acumulación de cristales de ácido puede dañar las articulaciones y originar una artritis crónica. Asimismo, la gota puede venir acompañada de litiasis renal (cálculos) y problemas al orinar. Los síntomas más comunes son, además, dolor opresivo e hinchazón en el dedo gordo del pie, en la rodilla o en el tobillo, entre otras articulaciones, e incluso episodios de fiebre.

Una vez tiene lugar un primer ataque de gota, los síntomas suelen volver a presentarse entre 6 y 12 meses después.

Dieta y tratamiento de la hiperuricemia

El tratamiento de la hiperuricemia abarca los agentes farmacológicos y la dieta. Si el médico detecta un nivel de ácido úrico alto y cree que el paciente está en riesgo de gota o cálculos renales, puede recetar medicamentos para la hiperuricemia.

Con medicación o sin ella es preciso seguir una dieta pobre en purinas para reducir y estabilizar el valor del ácido úrico en sangre. A fin de conseguir un descenso de los niveles de ácido úrico, se debe restringir el consumo de carnes rojas, vísceras, mariscos, pescados azules y demás alimentos ricos en purinas. Además, se aconseja renunciar a las bebidas alcohólicas para prevenir un nuevo ataque o una crisis aguda de gota.

Otras recomendaciones son limitar las grasas y evitar el sobrepeso adecuando la ingesta calórica. Fundamentalmente, hay que aumentar el consumo de hidratos complejos frente a los carbohidratos simples y las grasas y beber al menos 2 litros diarios de líquidos: agua mineral, zumos, infusiones…

El cambio de alimentación juega un papel importante en la lucha contra la hiperuricemia y el tratamiento de la gota, puesto que una dieta con restricción estricta de purinas contribuye a disminuir los niveles de ácido úrico hasta un rango más seguro.

Os recordamos que el contenido de este artículo tiene meramente carácter informativo y no reemplaza un diagnóstico previo. Si tienes el ácido úrico alto consulta a tu médico acerca de tu condición y tratamiento. No tomes ningún fármaco que no haya prescrito el facultativo para tratar la hiperuricemia.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.