Aceite de almendras para el cabello y la piel

El aceite de almendras mejora el estado de la piel y frena su envejecimiento prematuro. También nutre, hidrata, suaviza y aporta brillo al cabello
20 de Octubre de 2014
Etiquetas,  ,  ,  
aceite almendras cabello piel

Muchos cosméticos incluyen aceite de almendras dulces para hidratar el cabello y la piel | Muyenforma.com

Los frutos secos representan bocados de placer y salud con un sabor inconfundible. Entre ellos, las almendras son especialmente apreciadas en la gastronomía mediterránea por sus múltiples y beneficiosas propiedades nutritivas. Difícilmente olvidaríamos el intenso e irresistible aroma de las almendras tostadas o garrapiñadas que deleita al paladar a través del tiempo. Además de emplearse en dulces de confitería, bebidas vegetales o como snack a cualquier hora del día, las almendras se pueden usar como aplicación tópica emoliente en forma de aceite.

¿Para qué sirve el aceite de almendras?

El aceite de almendras dulces se obtiene por presión en frío con sistemas mecánicos o extracción y refinamiento de las semillas maduras, por lo que es una sustancia natural con ácidos grasos poliinsaturados y vitaminas A, B y E. Gran parte se destina a la elaboración de cosméticos y a tratamientos dermatológicos, aunque también sirve para efectuar masajes de aromaterapia. El aceite de almendras es prácticamente transparente; tiene una tenue coloración amarillenta casi imperceptible a la vista y un aroma suave con matices a nuez.

Para la piel

Al aceite de almendras dulces se le atribuyen diversas propiedades terapéuticas a nivel tópico o externo. Desde la antigüedad se utiliza para mantener la piel en buen estado y, tras haber pasado de una generación a otra, ocupa un lugar en las estanterías de los salones y las tiendas de belleza. Una de las grandes cualidades del aceite de almendras es su elevado poder hidratante, ya que es capaz de reestablecer el grado de humedad de la piel.

Es adecuado para la protección de pieles sensibles, así como para calmar la irritación y el picor que provocan afecciones cutáneas de carácter leve, originadas, muchas veces, por falta de hidratación. Además de ser un regenerador natural que le aporta elasticidad a la piel, evitando el envejecimiento cutáneo prematuro, resulta eficaz en el tratamiento de heridas, estrías, cicatrices y quemaduras superficiales. Se considera un gran aliado para mantener la piel más joven por más tiempo, y una buena alternativa a la hora de relajar y desinflamar los tejidos.

Se trata de un aceite vegetal emoliente y de fácil absorción que nutre, hidrata, calma y suaviza la piel, ayudando a recuperar su perfil lipídico.

Para el cabello

El aceite de almendras no solo está indicado a nivel cutáneo, también resulta útil para nutrir e hidratar cabellos dañados, secos o quebradizos y darles una apariencia mucho más suave y brillante. Asimismo, ayuda a combatir la aparición de caspa y la descamación del cuero cabelludo. Por estas y otras propiedades, cada vez hay más champús y mascarillas que incluyen aceite de almendras en su fórmula para que el cabello luzca sano, cuidado y lleno de vida.

El aceite de almendras se encuentra fácilmente en herbolarios, tiendas de cosmética y hasta en la sección de parafarmacia de los supermercados. El formato de presentación puede ser concentrado como aceite de masaje y combinado con otros ingredientes en cremas corporales y faciales, geles de baño, lociones capilares, etc.

En Muy en forma | Fortalecer uñas y cabello: suplementos vitamínicos vs. alimentación

Un comentario
  1. Maria zurita
    Publicado el 28 Marzo, 2016 a las 19:22 | Enlace

    Q buena información me encanta

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.