A más embutido consumido, mayor riesgo de mortalidad

En base a un macroestudio observacional sobre casi medio millón de personas de países europeos, consumir más de 20 gramos de embutido o carnes procesadas al día aumenta la mortalidad. Limitando la ingesta a esta cifra el riesgo de muerte temprana se reduciría un 3,3%
8 de marzo de 2013
Etiquetas
embutidos mortalidad muerte

Carnes procesadas o embutidos, enemigos del buen estado de salud | Carlos L.

Salchichas, morcillas, chorizo, bacón… Son carnes procesadas que ingerimos con demasiada frecuencia, pese a estar en el punto de mira por ser enemigos del buen estado de salud. ¿Alguien puede resistirse a hincarle el diente a una buena butifarra? Para el paladar supone un auténtico placer, pero su alto contenido en grasas, aditivos, conservantes y sodio acaban pasando factura si no se ingieren en su justa medida. Desde la óptica nutricional, los embutidos ponen en riesgo la esperanza de vida.

Es la conclusión a la que llegamos en base a un macroestudio observacional cuyo propósito era establecer un vínculo entre la dieta y la mortalidad. En dicha investigación, publicada en la revista científica BMC Medicine, participaron casi medio millón de personas de países europeos sin antecedentes de infarto, cáncer o ictus. Tras evaluar y llevar un control de la ingesta de carne roja, carne procesada y carnes blancas de los encuestados durante diez años, los expertos hallaron un nexo entre las dietas ricas en fiambres y embutidos y la muerte temprana.

A tenor del informe, consumir más de 20 gramos de carnes procesadas al día aumenta el riesgo de morir antes. O, lo que viene siendo lo mismo, dicho con otras palabras, limitando la ingesta de embutidos a esos 20 gramos la mortalidad se reduciría un 3,3%. La sal y los productos químicos que se utilizan para conservar estos productos cárnicos resultan perjudiciales para la salud. Por la misma regla de tres, los vegetarianos vivirían más. Lejos de lo que podamos pensar, seguir una dieta vegetariana no garantiza que la persona esté más sana y viva durante más tiempo.

Tal y como recoge el estudio, una dieta exenta de productos cárnicos que no se complemente con alimentos que aporten los nutrientes de la carne también puede ser una causa de mayor riesgo de mortalidad y morbilidad, o frecuencia de enfermedades. De hecho, las personas que comen más carne blanca y los vegetarianos tienen un riesgo similar; la mortalidad aumenta entre aquellos que consumen más carne roja.

En Muy en forma | La carne roja podría incrementar el riesgo de padecer cáncer de riñón

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.