4 consejos para que la comida rápida sea menos perjudicial para tu salud

No es aconsejable acudir a establecimientos fast food, pero si lo hacemos, es importante tener en cuenta una serie de consejos
19 de marzo de 2012
consejos comida rapida salud

Hamburguesa y patatas fritas, dos ejemplos de comida rápida poco saludable | SteFou!

Todos sabemos que la comida rápida o fast food contiene altos niveles de grasa, azúcares, condimentos y sal. Estos factores, sumados a los numerosos aditivos alimentarios que se le añaden, estimulan nuestro apetito, lo que despierta un gran interés comercial para los establecimientos que la venden.

La popularidad de la llamada “comida basura” reside en la sencillez de su elaboración y su precio relativamente bajo. Al mismo tiempo se alimenta de una publicidad que no siempre, por no decir nunca, es fidedigna y su amplia distribución comercial hace que sea del todo accesible. Ahora bien, lejos de demonizar la comida fast food consideramos que es más necesario y adecuado educar para un consumo responsable. Abusar de cualquier alimento acaba siendo perjudicial para la salud; aunque en este caso, en mayor medida, lo es por dos motivos principales. Uno de ellos es que se necesita una cantidad menor para producir efectos adversos, y el otro es el prestigio social con el que cuenta.

La comida rápida suele estar asociada a las formas de ocio juvenil, por lo que se consume cada vez con mayor regularidad. No es nada saludable acudir a uno de estos establecimientos a diario, ni siquiera semanalmente. Nuestro error ha sido convertirlo en un hábito que atenta contra la salud. Ir de manera esporádica y consumirla razonablemente puede minimizar los daños. Por ello, estimamos oportuno daros unas pautas para que la comida fast-food sea algo más saludable, o desde otro punto de vista saludable, al menos no tan perjudicial.

1. El tamaño sí importa

El tamaño importa, y mucho. Estamos equivocados si pensamos que siempre lo más grande es lo mejor. No debe influir el tener una bebida mucho más grande, una ración de patatas mayor o una súper hamburguesa por solo unos céntimos más. Con los menús “Big, Maxi, Doble y similares” se duplicarán las cantidades de azúcar, grasas y calorías.

2. Cuidado con los extras

El segundo punto consiste en saber elegir los extras o alimentos adicionales que acompañan al menú principal. No es lo mismo decantarnos por una ensalada o un postre bajo en grasa, que seleccionar otros que contengan quesos, bacón o salsas. Y si para colmo optamos por una ración XXL, se convertirá en una auténtica bomba calórica que nuestro estómago no agradecerá.

3. Evita los fritos

Los fritos añaden muchas calorías innecesarias. Aunque haya establecimientos en los que sea prácticamente imposible, tendremos que minimizar los fritos como las patatas o los rebozados. Ni por asomo es igual de saludable que realizar las frituras en casa, utilizando aceite de oliva y escurriendo previamente los alimentos para eliminar el exceso de grasa.

4. Refrescos sí, pero sin abusar

Sinceramente ¿pensáis que necesitamos medio litro o más de refresco para comer? Además de consumir porciones más grandes, ya es rutinario acompañar la comida con hasta un litro de gaseosas o bebidas azucaradas. A su correspondiente aporte calórico también se le unen los gases que contienen y las digestiones más pesadas que conllevan su ingesta.

En definitiva, recordemos aquel famoso dicho popular que se aplica a la perfección en en el mundo de la nutrición: “una vez al año no hace daño”. O dicho de otro modo, de vez en cuando no pasa nada si nos saltamos la dieta, sobre todo si esta es muy estricta o hipocalórica, y siempre controlamos minuciosamente los alimentos que podemos o no podemos comer. El límite lo marca el sentido común; el problema está cuando repetimos el refrán durante toda la semana, pasando de ser un simple capricho puntual a una costumbre rutinaria.

En Muy en forma | Las ensaladas ‘fast food’ no son del todo sanas

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.